Home

reflexión en otoño

-El dibujo como experiencia-

Para el artista dibujar es descubrir” John Berger



Me gustan los ríos y cauces de agua lenta, donde apenas se percibe el movimiento.
Para mi dibujar implica eso, una gradual actitud entre la mano y el cerebro, algo sin ese tiempo convencional. Un estado libre, sin juicios, donde la línea, la sombra, los distintos trazos se despliegan construyendo espacios, dividiendo y modificando. Un encuentro íntimo de formas que se van gestando con las distintas retículas.

Es de mi interés el gesto, la deformación, el inventar formas contorsionadas, el sonido de la barra de grafito sobre el papel. Observar las cosas, los objetos, las personas y la naturaleza, simplemente como referencias, una suerte de memoria circular.



Prefiero la distancia con el afuera para poder concentrarme. Prefiero el silencio, las horas calmas, los rincones, la lenta brisa, la lluvia, los días grises, el sol tibio; la luz por la ventana que se cuela.

Esbozar algo es gratificante, bello, si cabe la palabra. Me causa placer, es esencial, me da la paz y resistencia sobre el múltiple ruido exterior, sobre la ansiedad contemporánea.



Además es un diálogo permanente entre la mente y lo que se va bosquejando, organizando en el plano. Si se abandona el dibujo a medio camino, y se retoma mas tarde puede acaparar nuevas formas y ocurren nuevas situaciones.


Dibujos

 Lápiz, marcador, carbón en barra sobre papel
29,7 X 42 cm

Lápiz, carbón en barra sobre papel
29,7 X 42 cm